Inicio » Guía rápida para cocinar en barbacoa

 

Guía rápida para cocinar en barbacoa

Cuando se acerca el calor, se acerca esa temporada en la que tenemos mucho más tiempo libre para compartir con familia y amigos. Es el momento ideal para disfrutar de una barbacoa en la mejor compañía. Familia, amigos, sol y buena comida son los mejores ingredientes para disfrutar de tu jardín o terraza. Y es que no hay nada como cocinar comida a llama abierta. Una técnica simple, una fácil limpieza y comida con un sabor impresionante.

¿Quieres aprender trucos y conocer los consejos que te convertirán en el rey de la parrilla? Una buena barbacoa requiere una buena planificación. Para que nada te arruine tus días de parrilla, te ofrecemos algunos consejos para elaborar la barbacoa perfecta. Prepara los alimentos, enciende las brasas y no te pierdas nuestra guía rápida para cocinar en barbacoa.

 

Planificar una barbacoa

¿Cómo planificar una barbacoa? Una pregunta sencilla que tiene una respuesta compleja y llena de variables. Todos sabemos que el sol invita a celebrar este tipo de festín con amigos y familia. Pero si aún estas empezando en el maravilloso mundo de las parrilladas, a lo mejor aún no sabes muy bien cómo hacer de ésta una velada perfecta.

Hamburguesas, costilla, pollo, morcilla o chorizo, son elementos que no puede faltar en la planificación de tu barbacoa. Pero es cada vez más la gente que opta por otro tipo de alimentos para cocinar en barbacoa, como vegetales (pimientos rojos, cebolla, maíz, calabacín, berenjena, tomates, champiñones y un largo etcétera) o pescados, llegando, en el caso de las barbacoas de gas, a preparar hasta el desayuno o el café. Todo vale y son muchas las opciones que se te pueden ocurrir. Para que nada te arruine el día, aquí te presentamos unos consejos rápidos para que hagas de tu fiesta un evento que todos quiera repetir. ¡Que aproveche!

Prepara el espacio

Una de las primeras cosas que vas a tener que pensar cuando estás planificando una barbacoa es en preparar el espacio del que dispones para organizarla. Un consejo que te podemos dar es que te conviene tener una mesa auxiliar para preparar la comida mientras la vas colocando en la parrilla. Aunque quizás no te haga falta, en caso de que dispongas de una barbacoa con baldas laterales lo suficientemente amplias.

En cualquier caso, procura tener siempre una zona despejada, aunque sólo sea para dejar la bandeja de la comida y dejar cualquier útil de cocina que estés utilizando, como pinzas, tenedores o termómetro. Y si vas a cocinar de noche, no te olvides de tener a mano una lámpara.

La importancia de la calidad de los alimentos

Lo primero que necesitas pensar cuando estás planificando una barbacoa es con qué alimentos vas a deleitar a los comensales. Como ya hemos comentado, éstos pueden ser carnes, pescados y vegetales, de casi cualquier tipo. Una vez elegidos es importante tener en cuenta en la calidad de los alimentos. La barbacoa es una forma exquisita de prepararlos, pero no hace milagros. Si quieres que tu comida salga a pedir de boca, no escatimes en la calidad de los mismos. Asegúrate de que lo que vas a cocinar en barbacoa sea de la mejor calidad posible.

Calcula las raciones

Esto es básico, pero seguro que te has encontrado con alguna barbacoa en la que se ha cocinado comida de menos por culpa de un mal cálculo en las raciones necesarias. Por lo general, es preferible que sobre algo de comida a que la gente se quede con hambre, siempre se puede comer al día siguiente o que alguien se lo lleve en un táper. Pero tampoco es cuestión de desperdiciar comida, por lo que te vamos a dar algunas recomendaciones:

  • ¿Quién viene a comer?: Lo primero a tener en cuenta es conocer a los comensales. Lo más importante de todo, por temas de salud, es saber si alguno de los comensales tiene alguna necesidad específica, poniendo especial atención a alergias e intolerancias. Es muy posible que sea necesario tomar ciertas precauciones o que sea necesario preparar diferentes menús, pero tener este aspecto en consideración no sólo te reconocerá como alguien preocupado por tus invitados, sino que evitará posibles disgustos. Ten en cuenta también las preferencias alimenticias: carnívoros, de pescado, veganos, vegetarianos, etc. te lo agradecerán
  • 7Para picar: Especialmente cuando se tienen invitados, se tiende a ofrecer un picoteo mientras se preparan los alimentos en la barbacoa. Es importante tener en cuenta que este picoteo resta el hambre, por lo que, en caso de ofrecer muchas opciones para picar, las raciones de los platos de barbacoa se han de reducir con respecto al caso en que el picoteo sea escaso o inexistente.
  • 7Entrantes: Otro punto a tener en cuenta a la hora de planificar las raciones es la cantidad y variedad de entrantes. Nos referimos en este caso no al picoteo frío, sino a entrantes preparados en la propia barbacoa. Les llamamos entrantes, pero bien podrían se considerados acompañamientos: algunos vegetales como maíz o una parrillada de verduras o, para los más carnívoros, morcillas, chorizos, alitas de pollo, chistorras o pinchos morunos…Con unos 100-200 gramos, en total por comensal, de cualquiera que sea tu opción, debería ser suficiente.
  • Plato principal: Pueden ser de muy diversa índole: hamburguesas, chuletones, solomillos, entrecots, arroces, aves, pescados…Es el plato principal, así que vas a necesitar algo más de cantidad. Unos 250-350 gramos por persona deberían llegar. Claro que dependerá de lo que haya habido para picar y de los entrantes, acompañamientos y, por supuesto, de lo que coman tus invitados. ¡Y no olvides el postre!

Nuestra primera recomendación, si lo que vas a cocinar es carne, es que la dejes preparada el día anterior y que la saques de la nevera, al menos, una hora antes de ponerte a cocinar en la barbacoa.

Preparar unas buenas brasas

Este punto, obviamente, no aplica a las barbacoas de gas, que son más cómodas en este aspecto. Pero en caso de tener que preparar el fuego, la pregunta inicial es ¿Leña o carbón? No todas las barbacoas están cualificadas para aguantar el poder calorífico de la leña. Por tanto es necesario tener en cuenta si la nuestra es suficientemente robusta para soportar tanto calor, ya que, de no ser así, podríamos echarla a perder. Las diferentes leñas y carbones pueden dar un toque diferente, especial, a la comida. Un sabor único y potenciado por las brasas que elabores. De ahí su importancia en la planificación de una buena barbacoa. Si tienes una de gas o eléctrica, no necesitarás centrarte en estos pasos previos, pero si lo tuyo es la leña o el carbón, te dejamos algunas recomendaciones sobre las brasas:

  • Leña: Tarda más en convertirse en brasas, aproximadamente una hora y media, pero si eliges bien la leña el sabor de los alimentos te lo va a agradecer. Las diferentes leñas tienen diferentes poderes caloríficos, diferentes olores y diferente duración como brasas. Por poner algunos ejemplos, no es lo mismo la leña de roble, que tiene gran poder calorífico y las brasas mucha durabilidad, que una madera de conífera, cuyas brasas, por sus resinas, se consumen mucho antes. También importa mucho si la leña está verde o húmeda, pues desprenden mucho más humo y la brasa no es lo mismo. Otro aspecto fundamental es el sabor que puede dejar en los alimentos: el sarmiento, por ejemplo, se usa mucho con chuletitas de cordero, pero ¿imaginas cocinar con madera de eucalipto?. Nuestra recomendación: utiliza leña de roble, encina o castaño bien seca.
  • Carbón y briquetas: Si es de buena calidad, dicen algunos expertos que el resultado no dista mucho de lo obtenido con leña. Existen también muchas calidades de carbón. Por desgracia hay muchas marcas comercializadoras de carbón que incluyen mucho polvo de carbón en sus bolsas, piezas de carbón muy pequeñas e, incluso, algunas que introducen piedras muy pesadas. Algunos carbones se consumen muy pronto, necesitando recargar cada muy poco tiempo. Es importante buscar una marca que ofrezca una buena calidad de carbón. Te ahorrarás una preocupación y un fallo muy habitual a la hora de cocinar en barbacoa: quedarte si calor suficiente para cocinar

Para encender las brasas podemos utilizar piñas o ramas secas. También es posible utilizar líquidos o pastillas inflamables. La primera opción es, desde nuestro punto de vista, la ideal o, en caso de la segunda opción, recomendamos que sean productos naturales.

 

Alimentos ideales para cocinar en una barbacoa

En una barbacoa puedes cocinar todo lo que se te ocurra: carnes, pescados, mariscos, verduras e incluso frutas. ¿Quieres algunos consejos sobre como prepararlos para hacerlos con esta milenaria técnica de cocina? ¡Pues sigue leyendo!

Carnes

La carne es, sin lugar a dudas, el producto estrella de las barbacoas. Un sabor espectacular resultado de la cocina a llama viva y del humo que producen sus propias grasas, de la madera o del carbón. Es recomendable que cuentes con distintos tipos de carnes para que tu barbacoa se adapte a diferentes gustos, aunque existen ocasiones monotemáticas para disfrutar de un tipo específico de carne. Pero aún así, recomendamos variar de calidades. Por ejemplo, si vas a hacer temática de chuletones, puede probarlos de diferentes animales, diferentes maduraciones, etc. ¡Disfruta de todos los sabores y texturas!

  • Cerdo: Probablemente el gran protagonista de todas las barbacoas. Chorizo, morcilla, chistorra, costillas, chuletas…Son los cortes más tipicos que hacer en una barbacoa. Pero, ¿por qué no pruebas con el secreto, la cruceta, la pluma o la panceta? Sabroso y jugoso gracias a su grasa intramuscular, un bocado exquisito con el que sorprender a todos tus invitados.
  • Cordero: Una buena pata o paletilla de cordero o unas chuletillas seguro que convencen a todo el mundo. ¡Una apuesta segura!
  • Ternera, vaca o buey: Carnes muy sabrosas. Un buen chuletón o un entrecot a la brasa y tendrás a tus invitados deseando volver a tus eventos.
  • Pollo: Dicen que no hay pollo que esté malo. Y menos si está hecho a la brasa. Además, introducir la carne de pollo en tu barbacoa va a dar algo más de variedad a tu parrillada. Es posible que algún comensal lo prefiera a cualquier otro tipo de carne, por tratarse de una carne magra.

Pescados y mariscos

Son una buena alternativa si lo que quieres es aportar variedad a tu barbacoa. El cocinado es algo distinto y su tiempo de cocción es menor que en el caso de algunas carnes. Además, te vas a encontrar con muchísima variedad entre la que elegir: sardinas, atún o salmón, son tres de los ejemplos más clásicos de pescados a la brasa. También los sargos, doradas o lubinas. Tanto pescados blancos como azules tienen su cabida en la cocina al aire libre.

Si lo que prefieres son mariscos, lo ideal para cocinar a la brasa son los crustáceos: cangrejos (nécoras, centollas, etc.), langostas, bogavantes, gambas o langostinos.

También puedes optar por cefalópodos como la sepia, los calamares o el pulpo. Sea como sea, son muchas las opciones de las que vas a disponer y ninguna de ellas es una mala idea para sorprender a tus invitados.

¿Y si quiero omitir la carne?

Puede ser que seas vegano o vegetariano, o que tus invitados lo sean o que, simplemente, te apetezca variar o comer a diario. Dispones de varias opciones, todas ellas con resultados muy sabrosos y que harán las delicias de tus invitados.

  • Verduras: Patatas, cebollas, tomates, berenjenas, maíz, calabacín…Una variedad de sabores y con mucho colorido, ideal como complemento de las carnes y pescados o para satisfacer las necesidades de vegetarianos y veganos.
  • Frutas: ¿te parece increíble? Se puede hacer fruta en la parrilla. Este tipo de cocinado va a hacer que las frutas resalten su sabor azucarado. Peras, manzanas, piña, melocotones. Para combinar con otros elementos o como postre. ¡Echa a volar tu imaginación!
  • Otros: Siguiendo con la idea de hacer que veganos y vegetarianos también disfruten de las barbacoas, una buena idea es preparar tofu o seitán a la parrilla. Harás las delicias de todo el mundo.

 

Proceso de cocinado en una barbacoa

Ahora queremos darte algunos consejos básicos para que todos estos alimentos queden perfectos en la cocina en barbacoa.

Empezamos con las carnes:

  • Sácala de la nevera al menos una hora antes.
  • Asegúrate de que la parrilla está muy caliente antes de poner la carne.
  • En caso de utilizar barbacoa de leña o carbón, no empieces a cocinar hasta que las brasas empiecen a estar blanquecinas y no tengan llama.
  • Cocina con sal gorda.
  • Separa las piezas más grandes para que se hagan a fuego lento. Evitarás que se quemen por fuera y queden crudas por dentro.
  • Puedes aromatizar las carnes añadiendo tomillo, romero, salvia o hinojo

Para los pescados:

  • No les quites la piel, ya que una vez cocinados se quitará muy fácilmente y quedarán más jugosos.
  • En general, cocínalos a fuego fuerte. Sin llama, pero con bastante calor.
  • Utiliza una distancia entre 10 y 15 cm de las brasas.
  • Engrasa cada cierto tiempo el pescado.
  • Los pescados más grandes ponlos a mayor distancia de las brasas y a fuego lento, los más pequeños más cerca y a fuego un poco más fuerte.
  • Cocínalos con sal gorda.
  • Los crustáceos tienes que colocarlos por la parte de la espalda, por la concha cerrada, para así evitar que se encojan.
  • Hay alimentos, como los pulpos, que es necesario cocerlos antes.

Y, por último, llega el turno de las verduras:

  • Córtalas en rodajas. También puedes hacerlas enteras, pero pínchalas para que no exploten.
  • Empieza cocinando a fuego fuerte y ve reduciendo, poco a poco.
  • Puedes envolverlas en papel de aluminio, con ello evitarás que se quemen por fuera. Incluso puedes envolver algunos, como patatas o boniatos, y echarlos directamente a las brasas

 

¡Elige la mejor opción!

Ahora ya sabes como cocinar en barbacoa y como planificar tus días de verano con sol, comida, bebida y amigos. ¡Si ya tienes una barbacoa, adelante con ello! ¡Empieza a disfrutar! Pero si no es así, no dudes en echarle un ojo a nuestras barbacoas. De gas, de carbón e incluso Kamados. Sea lo que sea lo que necesites, seguro que tenemos algo que se adapta a ti. ¡Nos vemos!

 

 

Actualizando…
  • No hay productos en el carrito.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información